//Joven fue agredida por cantarle a Dios en un autobus.
Joven agredida

Joven fue agredida por cantarle a Dios en un autobus.

Sigue la intolerancia cristiana en el mundo y Brasil no es la excepción. Este fin de semana una adolescente cristiana evangélica fue agredida por cantar una canción cristiana dentro de un autobus.

Estos casos ocurren con frecuencia en este país, pero los grandes medios sólo destacan los relatos que envuelven fieles de religiones afrobrasileñas. La adolescente de 15 años tuvo su identidad preservada tras el desentendimiento que luego pasó a agresión física dentro de un autobús en la ciudad de Porto Velho (RO).

El joven que la agredió, identificado como Vitor AC, de 18 años, fue detenido por la policía por lesión corporal.

De acuerdo con el portal de información Rondônia Ao Vivo, el bus transitaba por avenida Raimundo Canterbury, cerca de la calle en Araguaína Jardim Santana. La víctima relató que cantaba una canción cristiana y estaba acompañada de otros fieles, que habían tomado el bus para ir a un culto.

Según informaciones de portales de noticias locales, el bus hacia su recorrido por la avenida Raimundo Canterbury. Cuenta la víctima que iba cantando una canción cristiana acompañada de otras personas que comparten su fe y se dirigían a su culto.

El agresor se molestó con la expresión de la adolescente y le pidió que se quedara quieta. Al ser ignorado, Vitor se acercó a la adolescente y pasó a darle golpes a la joven, siendo contenido inmediatamente después por los demás pasajeros. El conductor llevó el autobús hasta la Base de Policía del barrio, donde el caso fue relatado y el joven detenido y encaminado a la Central de Flagrantes.

Estas tendencias de intolerancia religiosa es parte del Activismo Ateo que hoy en día se ve no solo en Brasil sino en todo el mundo. Este movimiento sigue una lógica particular del intento de convencimiento las personas de a No-Existencia de Dios, pero también de proselitismo, porque intenta atraer personas al debate de diversos argumentos que derivan hacia la persecución religiosa.

Esto ha sido tema de discusión en Brasil, donde se cataloga el neo-ateísmo como “evangelismo a la inversa”, donde se expone los casos de chantaje judicial para silenciar congregaciones religiosas.

“En muchas universidades públicas, no se puede hablar de Dios porque ese asunto es de la iglesia, pero si puede hablar del No-Dios. No puedo llegar a una universidad y proponer estudiar a Dios en una tesis doctoral, pero si puedo proponer estudiar el ateísmo. Es interesante que no se puede hablar de Dios, ni de su existencia o de su no-existencia” declaró el teólogo Rodrigo Silva.

Intolerancia

Parte de la persecución religiosa e intolerancia a las expresiones de fe de la contemporaneidad son fruto de lo que se llama activismo ateo, un movimiento que se vale de un discurso de supuesta superioridad intelectual para propagar ideas contrarias a la creencia. Este movimiento ya desembarcó en Brasil y ha dejado marcas.

El activismo ateo, también ha tratado como el neo-ateísmo, sigue una lógica particular de intento de convencimiento de religiosos sobre la no existencia de Dios, pero también de “proselitismo”, ya que intenta atraer a quien esté indiferente en la discusión a través de argumentos, principios racionales, pero que terminan traduciéndose en persecución religiosa.

El tema fue discutido en el programa De Tudo Um Pouco, da Rede Super de Televisão con el teólogo Rodrigo Silva, que define el neo-ateísmo como un “evangelismo a la inversa”. Como consecuencia de este nuevo ropaje, hay efectos colaterales que se traducen en persecución religiosa, como en países comunistas y hasta en los Estados Unidos, donde grupos organizados se valen de chantajes judiciales para silenciar comunidades y tradiciones.

“Tenemos en Brasil un movimiento de izquierda muy fuerte, que está muy ligado a algunas tendencias marxistas, algunos posicionamientos de autores de línea marxista y que casi emplazaron en las universidades públicas del ateísmo metodológico”.