//Estudios demuestran que venimos de una misma pareja
Estudios demuestran que venimos de una misma pareja

Estudios demuestran que venimos de una misma pareja

Todos los humanos modernos descendieron de una pareja solitaria que vivió hace 100.000 a 200.000 años, y además en esa época ocurrió una extinción que casi aniquiló a todas las especies, incluidos los humanos, han comunicado un grupo de científicos.

Una base de datos de Genbank, tiene al menos 5 millones de códigos que prueban la descendencia de los seres humanos a través de una misma pareja. En el mismo estudio se reconoce que el 90% de los animales fueron creados en el tiempo similar.

El descubrimiento de los científicos ha abierto el debate. Este puede ser uno de los estudios más desafiantes jamás realizados.

Los científicos examinaron los «códigos de barras» genéticos de cinco millones de animales, de 100.000 especies diferentes, incluidos los humanos y dedujeron que surgimos de un solo par de adultos después de un evento catastrófico que casi destruyó a la raza humana.

Esta investigación muestra que el ADN humano no ha variado como lo propone la teoría de la evolución de las especies propuestas por Charles Darwin, pues los datos han sido los mismos durante 200 mil años.

Este estudio aún mantiene una incógnita acerca de la edad de la tierra según la biblia. Por lo que científicos afirman seguir indagando si en verdad toda la unidad proviene de Adán y Eva.

La investigación fue dirigida por el investigador principal Mark Stoeckle y el investigador David Thaler de la Universidad de Basilea, Suiza, y se publicó en la revista Human Evolution.

Este estudio genético apunta que todos los seres humanos descienden de una misma pareja, que habría vivido entre 100 y 200 mil años atrás. Los científicos también encontraron que el 90 por ciento de todas las especies de animales vivas hoy en día surgieron al mismo tiempo que los humanos, en algún lugar hace unos 250,000 años, lo que pone en duda los patrones de la evolución humana.

“En un momento en que los humanos ponen tanto énfasis en las diferencias individuales y grupales, tal vez deberíamos dedicar más tiempo a las formas en que nos parecemos unos a otros y al resto del reino animal”, dijo Mark Stoeckle.

Entonces, en un momento en que las personas tienden a ver las diferencias entre sí en términos de raza, estatus social, etc., los científicos sugieren que cuando nos referimos a nuestros semejantes, en realidad nos estamos refiriendo a nuestros hermanos y hermanas genéticos.