//En California los pastores deben predicar Pro-LGBT
En California obligan a los pastores a predicar la ideología Pro-LGBT

En California los pastores deben predicar Pro-LGBT

El asambleísta Evan Low de California y otras tres docenas de legisladores están presionando una resolución en el Comité Judicial de la Asamblea estatal que tiene como objetivo informar a los líderes religiosos de California lo que deben predicar desde sus púlpitos.

La Resolución concurrente 99 de la Asamblea hace un llamado a «consejeros, pastores, trabajadores religiosos, educadores» e instituciones con «gran influencia moral» para que dejen de perpetuar la idea de que algo está mal con las identidades o el comportamiento sexual de las personas LGBT. El ACR 99 también condena los intentos de cambiar la atracción no deseada por personas del mismo sexo o la confusión de género como «no ético», «dañino» y que conduce a altas tasas de suicidio.

Ken Williams y Elizabeth Woning, dos pastores que una vez fueron homosexuales, planean declarar en contra de la resolución, calificandola de «discriminatoria» contra personas como ellos, que superaron los pensamientos suicidas al seguir su fe, lejos de sus identidades LGBT. Ahora dirigen un ministerio llamado «Equipado» para amar que ayuda a otros como ellos a encontrar salud y plenitud.

Para nosotros, salir de nuestra fe con convicción bíblica significa vida y esperanza. Nuestra fe nos ha salvado del suicidio y nos ha dado la libertad de vivir con la conciencia limpia“, dijo Woning.

A nosotros también nos gustaría ser reconocidos y afirmados (…) En cambio, los activistas atacan nuestros esfuerzos por cuidar a amigos con ideas afines al promover restricciones de asesoramiento peligrosas y sofocar nuestra libertad de expresión“, agregó.

Williams siente lo mismo. “Durante años, creí que incluso Dios me odiaba por mi comportamiento“, dijo. “Pero a principios de los 20, me encontré con un Dios que me amaba a pesar de mis pecados y tentaciones. Hoy, amo mi vida. He estado casado con mi bella esposa durante 13 años y hemos creado cuatro hijos increíbles juntos. Para alguien como yo, la resolución propuesta por el asambleísta de California Evan Low, ACR-99, se siente como un ataque directo e injusto“.

A pesar de la afirmación de Low de que esta resolución cuenta con el apoyo de algunos líderes religiosos de California, otros pastores y líderes religiosos con una visión tradicional sobre el género y la sexualidad se oponen públicamente a ACR 99.

«De hecho, dicta a los pastores que no pueden enseñar que la homosexualidad es un pecado, ni pueden alentar a las personas atraídas por homosexuales que tienen una visión bíblica tradicional de vivir de acuerdo con su propia fe», agregó Evan

Lo que Dios ordena en su palabra

«No se dejen engañar. Ustedes bien saben que los que hacen lo malo no participarán en el reino de Dios. Me refiero a los que tienen relaciones sexuales prohibidas, a los que adoran a los ídolos, a los que son infieles en el matrimonio, a los afeminados, a los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, a los ladrones, a los que siempre quieren más de lo que tienen, a los borrachos, a los que hablan mal de los demás, y a los tramposos. Ninguno de ellos participará del reino de Dios» (1 Corintios 6:9).

One News Now informa que Brad Dacus, presidente del Pacific Justice Institute, describe a ACR-99 como “una violación escandalosa del estado que decide presionar lo que los pastores enseñan y predican mientras ministran a personas que luchan con la atracción del mismo sexo o las cuestiones de la identidad de género“.

CBN News informó anteriormente sobre la terapia cristiana que salvó vidas: “Salí de una librería cristiana con pensamientos suicidas cuando tenía 17 años porque no tenían ningún libro para ayudarme. Gracias a Dios, encontré un consejero que pudo asociarse conmigo en la opción de no vivir de acuerdo con mis deseos del mismo sexo“, compartió Ken Williams, un pastor de la Iglesia Bethel y ex homosexual.

Dios nos ha mandado a predicar su Palabra como está escrita no se le puede añadir y tampoco se le puede quitar, de manera que si la homosexualidad es un pecado tenemos que llevarlo como Dios nos ha enseñado.