//Cristianos en Colombia enfrentan creciente persecución
Cristianos en Colombia enfrentan creciente persecución

Cristianos en Colombia enfrentan creciente persecución

Colombia y su gente, en especial los cristianos, están sufriendo todo tipo de persecuciones y restricciones a sus actividades de predicación y culto, con amenazas de asesinato.

Christian Solidarity Worldwide (CSW) ha publicado un informe en el que denuncia las violaciones de la libertad de religión o de creencias en Colombia. Las violaciones documentadas incluyen la prohibición o severas restricciones a la actividad religiosa, amenazas, extorsión, asesinato y desplazamiento forzado de los líderes de la iglesia.

“El hecho de que las violaciones de los derechos humanos hayan continuado e incluso empeorado en algunas partes de Colombia, a pesar de la firma del acuerdo de paz hace dos años, es de gran preocupación e indica la necesidad de que el acuerdo se aplique plenamente lo antes posible”, dijo Mervyn Thomas, Director Ejecutivo de CSW.

De acuerdo con informaciones de la organización, al menos el 13% de pastores y líderes de iglesias han recibido amenazas de muerte, por lo cual ellos están pidiendo la garantía de libertad de religión en Colombia, “el gobierno colombiano que tome medidas para garantizar que la libertad de religión esté protegida para todos los colombianos, y que los responsables de las amenazas y ataques contra los líderes de la iglesia rindan cuentas de sus acciones”, dijeron.

Es en general los ataques que el pueblo de Cristo en Colombia ha recibido, los estudios de la alcaldía de Bogotá encontraron que el 12.6% han sufrido cualquier tipo de acciones violentas en menos de 3 años.

Actualmente, este país es el más perseguido en materia cristiana de América Latina, en segundo lugar, está México y le siguen Medio Oriente, Asia y África en ranking mundiales.

El pastor de la iglesia Nueva Filadelfia fue asesinado el 16 de septiembre en las afueras de su casa en Antioquia, lo que obligó a su esposa y cinco hijos adultos a huir de la aldea por temor. Las familias de los líderes religiosos también han sido atacadas.

Aunque la mayoría de los colombianos son cristianos y no enfrentan problemas de libertad religiosa, lo mismo no se aplica a las comunidades indígenas. “Las personas indígenas que se convierten al cristianismo a menudo son desplazadas por la fuerza de sus comunidades indígenas o son excluidas de recibir ciertos beneficios de las autoridades tradicionales”, explica el informe.

Además, la libertad religiosa de las comunidades indígenas ha sido “severamente frenada por los tribunales que han fallado a favor de las autoridades tradicionales, buscando imponer la uniformidad religiosa en sus comunidades”.