//Misionero muere asesinado por tribu indígena.
misionero asesinado

Misionero muere asesinado por tribu indígena.

Un misionero cristiano llamado John Allen Chau fue enviado a la isla North Sentinel a predicar el evangelio, pero entre sus planes no estaba que los indios de las tribus locales lo atacarían hasta matarlo con flechas.

Muchos medios han difundido que era un turista estadounidense con ganas de aventura y sin mucho sentido común. En realidad, se trataba de un misionero que quería llevar el evangelio a una de las tribus más aisladas y hostiles del mundo.

Se trata de una de las tribus más peligrosas del mundo ya que matan a cualquier persona no nativa que decide poner un pie en la isla. En este sentido, tal práctica está amparada por la legislación india que protege las tribus aborígenes y, de hecho, esta pequeña isla del golfo de Bengala permanece, de esta manera, aislada del resto del mundo. Si bien ha circulado por los medios que se trataba de un simple turista americano inconsciente y con ganas de aventura, la realidad es era un misionero experimentado que tenía por objetivo presentarles a Jesús.

El caso ha sido definido como homicidio pero no se responsabilizan a los indios ya que hay una norma que impide las leyes les sean aplicadas como cualquier ciudadano siendo ellos una tribu aislada de la sociedad.

Desde 2004 fue declarado ilegal el tratar de entablar contacto con los habitantes, pero el joven fue llevado cerca de la isla de North Sentinel, en la Bahía de Bengala, y de la embarcación en la cual navegaban pasó a una canoa individual en la que terminó el viaje y llegó solo a la isla.

El gobierno de la India incluso ha prohibido que los forasteros tomen fotografías o videos de la tribu.

Según fuentes de la AFP, Chau “trató de llegar a la isla Sentinel el 14 de noviembre, pero no pudo llegar. Dos días después, se preparó bien. Dejó el lúgubre camino y tomó una canoa para ir solo a la isla”.

Cuando desembarco fue recibido por una lluvia de flechas que le costaron la vida. Según el relato de los propios pescadores que lo habían trasladado hasta allí, lo ataron con una soga y lo arrastraron.

El misionero fue hallado muerto por unos pescadores cercanos a la isla, estos encontraron el cuerpo en la orilla de playa con una flecha que lo atravesó. Al parecer había sido arrastrado por los indios, que le amarraron una soga al cuello para luego abandonarlo al filo de isla. Un diario local dijo que Allen Chau se puso en contacto con los indios más hostiles muchas veces pero que él no sería rescatado en caso de que algo le sucediera.

Antes de viajar, el misionero le dejó una carta a sus padres diciendo que tuvieran paz en caso de que algo le sucediera, Ustedes pueden pensar que estoy loco, pero creo que vale la pena declarar a Jesús a esas personas. Por favor, no queden enojados con ellos o con Dios si muero “, decía la carta.

Sus familiares expresaron su pena por su muerte en las redes sociales.

“Era un hijo, hermano, tío y mejor amigo para nosotros”, escribió la familia Chau en una publicación de Instagram. “Para otros, era un misionero cristiano… un entrenador de fútbol internacional y un montañero. Amaba a Dios, a la vida, ayudaba a los necesitados, y no tenía nada más que amor por el pueblo sentinela”.

Chau no es el primer forastero asesinado por los sentinelas. En 2006, dos pescadores indios también fueron asesinados por la tribu mientras pescaban en la isla.