//Descubren torre con más de 2.700 años de antigüedad
Descubren torre de vigilancia con más de 2.700 años de antigüedad

Descubren torre con más de 2.700 años de antigüedad

Una torre de vigilancia de 2700 años de antigüedad en la época del rey bíblico Ezequías fue descubierta recientemente en una base militar en el sur de Israel mediante una excavación que incluyó a miembros de la Brigada de Paracaidistas Israelíes y reclutas de unidades de comando que trabajan junto a la Autoridad de Antigüedades de Israel. La ubicación real del sitio no puede ser revelada por razones de seguridad.

La torre se estima que medía unos 5 metros de alto y 3 metros y medio de ancho, datos de la época del rey bíblico Ezequías, en el Siglo VIII a.e.c. La torre era un punto de observación hacia las montañas de Hebrón, la zona de Judea y hacia los alrededores de Ashkelon.

Según los directores de la excavación por parte de la Autoridad de Antigüedades de Israel, la torre habría servido principalmente en los enfrentamientos con el enemigo filisteo que, una de sus ciudades era Ashkelon.

«En los tiempos del Primer Templo, el Reino de Judá construyó una variedad de torres y fortalezas como puntos de comunicación, aviso y señales para transmitir mensajes. Esta torre es uno de los puntos de observación que conecta a las grandes ciudades en el área».

La ubicación estratégica de la torre sirvió como punto de vigilancia y advertencia contra el enemigo filisteo, una de cuyas ciudades era Ashkelon, dijeron en una declaración los directores de excavaciones de la Autoridad de Antigüedades de Israel, Sa’ar Ganor y Valdik Lifshitz. En los días del Primer Templo, el Reino de Judá construyó una serie de torres y fortalezas como puntos de comunicación, advertencia y señalización, para transmitir mensajes e inteligencia de campo”.

Ezequías fue el duodécimo rey de Judá y reinó en el siglo octavo antes de Cristo. Su primer acto como rey fue reabrir las puertas del templo judío en Jerusalén y repararlas.

Esta torre es uno de los puntos de observación que conectan las grandes ciudades de la zona, ubicadas en los sitios de Beit Mirsim (Mirsham), Tel Eton y Tel Lachish”, explicaron Ganor y Lifshitz. “En la antigüedad, para transmitir mensajes, se encendían faros de humo durante el día y faros de fuego durante la noche. Es probable que la atalaya ahora descubierta sea una de las torres que abarcan algunas de las balizas“.

La excavación se llevó a cabo como parte del proyecto denominado “Proyecto de las Fuerzas de Defensa de la Naturaleza – Los comandantes asumen la responsabilidad de su medio ambiente”, dirigido por el Cuerpo de Tecnología y Mantenimiento de las FDI, y se llevó a cabo en cooperación con la FDI, el Ministerio de Defensa, la Sociedad para la Protección de la Naturaleza en Israel, la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel y la Autoridad de Antigüedades de Israel.